Facebook Twitter Google +1     Admin

20140125010522-002.jpg

AMADO, Luis: Nova Hispania. Sevilla, Punto Rojo Libros, 2013, 215 págs. il.

 

        Mi amigo Luis Amado, periodista, pintor y escritor me ha hecho llegar su última obra, dedicada a la conquista de Nueva España por el conquistador Hernán Cortés. Al final de la obra, se anuncia que esta historia continuará en un segundo volumen, titulado los carniceros de la gloria, dedicado a la conquista del Perú.

        Se trata de un trabajo divulgativo, esencialmente bien documentado y con puntos de vistas coherentes sobre lo que fue el proceso de conquista. El metellinense Hernán Cortés aparece desprovisto del halo de héroe tan propio de otras obras literarias e históricas. El autor hace suyas las principales acusaciones que el ayuntamiento de Guadalajara (México) dictaminó en 1921 para oponerse a la erección de un monumento al conquistador. Da por seguro el estrangulamiento de su primera esposa Catalina Suárez Marcayda, así como la tortura de Cuauhtémoc o la conspiración contra su antigua compañera doña Marina. No escatima en calificativos cuando se refiere al saqueo, explotación y destrucción del mundo indígena. Sin embargo, no puede sustraerse a una cierta fascinación por su biografiado del que destaca que consiguió derrotar a oponentes cien veces superiores en número en la tristemente famosa batalla de Otumba. Asimismo, destaca el afán misionero que mostró en todo momento, anteponiendo siempre la conversión de los naturales.

Una de las partes más brillantes de la obra es un supuesto diálogo entre el escritor y Hernán Cortés, en el que Luis Amado le hace las preguntas que todos quisiéramos hacerle al conquistador, y éste responde. Y aquí muestra el autor su casta de periodista porque las preguntas no pueden estar mejor seleccionadas: ¿toleró la muerte de Moctezuma? ¿Ordenó la ejecución de Cristóbal de Olid? ¿atentó contra su esposa legítima? ¿fueron los tlaxcaltecas unos traidores?, etc. Y las respuestas no pueden ser más ecuánimes; a mi juicio, las podía haber contestado así el mismísimo Cortés. También son bastante lucidas las páginas que dedica al botín obtenido en la recámara de Moctezuma y al tesoro escondido, y tantas veces buscado, de su sucesor Cuauhtémoc. El libro finaliza con un extenso apéndice gráfico, en el que incluye imágenes –en blanco y negro- sobre Cortés y su conquista, así como artículos periodísticos reproducidos del original.

El autor, entremete comentarios suyos con otros extraídos de otros autores a los que, por supuesto, cita. El orden es relativo, pero a base de epígrafes y capítulos cortos y de una literatura sencilla consigue enganchar al lector. Lo más positivo de esta obra es que, en unas pocas horas, uno puede tener una visión bastante completa de Hernán Cortés y de la conquista de la confederación azteca.

A mi juicio hay pequeños aspectos mejorables, además de algunas erratas impertinentes. Da por segura la tesis del francés Christian Duverger cuando afirma que Hernán Cortés fue el autor de la Historia Verdadera de la Conquista de Nueva España, en detrimento del falsario medinense Bernal Díaz –p. 94-. Sin embargo, con posterioridad sigue citando los textos del famoso escritor de Medina del Campo como si el hubiese sido su autor. Una contradicción provocada por la aceptación sin críticas de la tesis de Duverger que, como ha desmontado la crítica, no tiene fundamento alguno. Son pequeñas objeciones a una obra que, a mi juicio, cubre con suficiencia su objetivo de divulgar la conquista de Nueva España

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next