20150529094803-0061.jpg

MANZANERA SALAVERT, Miguel: Atravesando el desierto. Balance y perspectivas del marxismo en el siglo XXI. Barcelona, El Viejo Topo, 2015, 317 págs. I.S.B.N.: 978-84-16288-35-9

 

        Nueva obra del Dr. Miguel Manzanera en la que aborda una historia de la teoría y de la praxis marxista, reconociendo los errores que le han llevado a una profunda crisis, pero destacando sus valores y su utilidad en el presente y en el futuro. Un planteamiento agudo, profundo, denso, serio y certero, en la línea de lo que han defendido en los últimos años otros filósofos e historiadores, especialmente Eric Hobsbawm en su obra Cómo cambiar el mundo, Marx y el marxismo 1840-2011 (Barcelona, Crítica, 2011).

        La doctrina marxista ha significado durante más de un siglo y medio una esperanza para millones de personas. Y pese a su fracaso como praxis política, ha transformado el mundo, pues ni siquiera el capitalismo ha sido el mismo después de su aparición. Efectivamente, el autor reconoce que ha fallado a la hora de conseguir establecer un mundo más justo para todos. Pero no se queda solo en el reconocimiento de estos errores sino que hace una profunda reflexión autocrítica, con el objetivo último de que esta evolución le permita seguir siendo una ideología útil en el siglo XXI.

        Tras el fracaso de los regímenes comunistas de la Europa del este y la posterior caída del muro de Berlín y de la URSS se habló de la muerte de Marx. La burocracia estatalizada de la era estalinista se cargó la democracia proletaria de los soviets, mientras que el sectarismo radical del partido comunista hizo el resto, ante “su incapacidad para establecer un diálogo con todas las corrientes sociales”. Este fracaso del socialismo real terminó por desprestigiar toda la doctrina marxista que quedó arrinconada como una ideología obsoleta, fracasada e inútil. Como contrapartida, el neoliberalismo conseguía imponerse a escala planetaria, implementando una explotación intensiva de los recursos del planeta Tierra y agudizando las diferencias entre norte y sur y entre ricos y pobres.

        Sin embargo, la última crisis del capitalismo, que comenzó en el año 2008, ha puesto de manifiesto que el neoliberalismo es una praxis peligrosa que puede llevarnos a medio plazo al colapso civilizatorio. La crisis es estructural porque la expansión consumista ha superado la capacidad del planeta de satisfacer esas necesidades. Marx se pudo equivocar en muchas cosas, sobre todo estimando en exceso la racionalidad humana, pero no en su crítica al capitalismo y en su convicción de que este sistema terminaría destruyendo las dos fuentes principales de riqueza: la tierra y el trabajador. La evolución posterior del capitalismo le ha terminado por dar la razón. Y es que parece obvio que el capitalismo actual, en su fase imperialista, está provocando dos dinámicas extremadamente perniciosas: una, que los ricos lo sean cada vez más y a la inversa, es decir, que los pobres sean cada vez más pobres. Y otra, que la voracidad del mercado, que obliga a un consumismo ilimitado, está esquilmando los recursos del planeta y provocando una verdadera catástrofe ecológica que estará en su momento álgido a mediados de este siglo. Ello unido a las armas de destrucción masiva, a la proliferación de transgénicos que amenazan la diversidad genética del planeta, a los genocidios continuos y a la contaminación del medio pueden terminar provocando el temido colapso civilizatorio. Y es que, como insiste el profesor Manzanera, la base del capitalismo es errónea e irracional porque se basa en el crecimiento continuo e ilimitado cuando los recursos del planeta son justo lo contrario, es decir, limitados. Y mientras todo eso ocurre la mayor parte de la población asiste como espectador impasible a dicho colapso, ubicada en el conformismo y reconfortada con la fe ciega en la tecnociencia, que suponen resolverá todos los problemas presentes y futuros.

        En medio de la actual zozobra del sistema capitalista, se antoja necesaria la inspiración ética del marxismo, como diría el recordado Francisco Fernández Buey. Es necesario superar el modo de producción capitalista y sustituirlo por un nuevo modo de producción que permita nuestra propia supervivencia como especie y la creación de un sistema más justo y equitativo para todos. Ahora bien, para recuperar la credibilidad del materialismo histórico hay que recurrir a las aportes de investigadores marxistas de cuarta generación, como Manuel Sacristán (1925-1985). Éste llevó a cabo una profunda reflexión sobre el comunismo, detectando los errores y proponiendo su renovación práctica, fundamentalmente a través de los movimientos sociales. Y es que merece la pena rescatar la doctrina marxista por sus ideales de justicia social y por su utilidad para explicar los fenómenos históricos en base a la lucha de clases.

        Por tanto queda claro, de acuerdo con el autor, que hay que rechazar el racionalismo productivista actual que cree ciegamente en la tecnociencia para dominar a la naturaleza y cambiarlo por un nuevo racionalismo ilustrado, que se base en la austeridad, en el respeto de los ecosistemas y en la presencia de repúblicas democráticas que mantengan entre ellas un sistema internacional de relaciones pacíficas. Un nuevo orden mundial basado en el respeto mutuo entre los seres humanos y entre estos y las demás especies del planeta. Ahora bien, como reconoce el Dr. Manzanera, no será fácil implementarlo entre otras cosas por la hegemonía de los países capitalistas y del capital y por el aburguesamiento de una parte de la sociedad, bajo el placebo del consumo. Pero antes o después el cambio llegará, voluntario o forzoso, dentro de occidente o fuera, y cuando eso ocurra, la doctrina marxista deberá ser tenida muy en cuenta para construir el nuevo orden.

        Este trabajo de Miguel Manzanera contribuye a revalorizar la doctrina marxista y a darle el sitio que merece en el pensamiento actual, como un modelo coherente y racional de entender la humanidad, muy diferente de la que propone el capitalismo neoliberal. Esta breve reseña mía es solo una reflexión de algunas de las ideas centrales de esta obra. El lector encontrará un análisis mucho más profundo de la evolución de la doctrina y de la praxis marxista, con sus aciertos y sus errores, así como una crítica aguda al sistema capitalista, actualmente en crisis.

 

 

ESTEBAN MIRA CABALLOS